10 elementos icónicos alrededor del mundo

10 elementos icónicos alrededor del mundo

10 elementos icónicos alrededor del mundo

Varias son las piezas que inspiran y dejan un legado que transciende en el tiempo. Un recuerdo, un talismán, un detalle que simboliza toda una nación, sus creencias y cultura. Es más que un simple objeto. Es un sinfín de leyendas e historias compartidas con quien quiera escucharlas. Un recopilatorio de vidas pasadas que no deben quedar en el olvido.  Aquí una selección de los diez objetos más emblemáticos de diferentes países.

 

Un ícono de diseño

Un ícono de diseño

Las cabinas rojas del Reino Unido

Las cabinas telefónicas rojas son, tal vez, uno de los íconos culturales más representativos de un país. En efecto, todo aquel que visita el Reino Unido no se regresa sin una foto dentro de ella o a su lado. El destacado diseño a nivel mundial fue creado por el arquitecto Giles Gilbert Scott y fue el modelo K6 que invadió las calles británicas en el año 1935. Sin embargo, sus días peligraban tras la aparición y consumo masivo del celular, volviéndolas obsoletas. Pero su destino no era el de desaparecer. Tras la realización de una campaña llamada ‘Adopta una cabina’, creada por la British Telecom, éstas recobraron una nueva vida y ahora albergan pequeños negocios. Si bien algunas son patrimonio cultural y no pueden ser modificadas, otras son quioscos, puntos de WiFi, bibliotecas y hasta diminutos y simpáticos cafés. Al día de hoy, se estima que se han adoptado hasta 3.500 cabinas.

 

De madera y color

De madera y color

Los zuecos de Holanda

Los ‘Klompen’, por su nombre en holandés, son zapatos hechos de una sola pieza de madera y hacen parte del patrimonio cultural del país como de su vestido tradicional. Usados en tiempos pasados sobre todo por trabajadores del campo, hoy en día los podrá ver más en tiendas de recuerdos que en los pies de los holandeses. Aunque su antigüedad no es clara, puesto que una vez desgastados se quemaban, se estima que existen desde hace más de 850 años. De hecho, los más antiguos encontrados datan del siglo XIII.

Aunque parezca sorprendente, el uso de este calzado resulta cómodo para aquel que está acostumbrado pero es, sobre todo, muy útil y seguro. Se seleccionó como material la madera ya que ésta es la única que soporta el trabajo en la humedad del campo, barriales y lagos. De hecho, la Unión Europea homologó los zuecos como zapatos seguros, puesto soportan caídas de objetos pesados y sustancias peligrosas.

 

 

 

 

La motocicleta con más estilo

La motocicleta con más estilo

La Vespa de Italia

Todavía en el continente Europeo, nos encontramos con la ‘Vespa’ (o avispa en italiano): símbolo de diseño, libertad y estilo de vida oriundo de Italia. Creada por la marca Piaggio en el año 1946, ésta conoce un boom desde el primer momento en que empezó a serpentear las estrechas calles del país. En efecto, su diseño práctico y funcionalidad gana los corazones de profesionales y mujeres - quienes podían manejarla incluso en falda -, volviéndola así, la motocicleta más querida y reconocida a nivel mundial hasta el día de hoy.

Para apasionados del motor o insaciables curiosos, existe incluso un museo dedicado a ella llamado el ‘Museo Piaggio’. Ubicado en la Toscana Noroccidental, allá se pueden ver los diferentes modelos que se han realizado, su evolución y su impacto en el país.

 

Desde el corazón eslavo

Desde el corazón eslavo

Las Matrioshkas rusas

Toda familia rusa tiene una en su casa y todo turista se lleva una en su maleta. Las Matrioshkas son tan emblemáticas como bellas. Hechas de madera y pintadas con atuendos tradicionales, pueden esconder entre cinco y treinta muñecas más pequeñas en su interior. Aunque son un incomparable ícono ruso muy pocos saben que éstas, en realidad, fueron inspiradas por un juguete japonés que representaba a varias divinidades, unas dentro de otras. Fue en 1890 que el pintor Serguei Maliutin hizo una versión propia y dicho juguete ganó una Medalla de Bronce en la Exposición Universal de París de 1900. A partir de ahí, las Matrioshkas no se han separado del legado cultural ruso y se han realizado muñecas vestidas de cosmonautas, tsares y hasta de Napoleón. En cuanto a su significado, se dice que simboliza la maternidad, la prosperidad y felicidad, aunque también se asegura que demuestra de forma explícita que hay que mirar más allá de las apariencias.

 

El gato de la buena suerte

El gato de la buena suerte

El Maneki Neko de Japón

El típico gato blanco cuya pata delantera mantiene levantada a modo de saludo y que se puede ver en restaurantes, casas, bancos y hasta oficinas, es un amuleto de la suerte japonés que atrae el éxito en los negocios, la felicidad y prosperidad. Su origen nipón, aunque comúnmente confundido por ser chino, es uno de los símbolos asiáticos más reconocido en el mundo occidental. Su historia no es clara, pero se estima que fue creado durante el periodo Edo en Japón (entre el siglo XVII y XIX). Por otro lado, detrás de su mirada acogedora y saludo hay una gran simbología. Efectivamente, se cree que si éste levanta la pata izquierda es para atraer clientes, mientras que la derecha es para la fortuna. El cascabel que lleva en el cuello es para alejar malos espíritus y siempre tiene en su garra libre una moneda del periodo mencionado previamente para la prosperidad. 

 

Un protector cerca

Un protector cerca

El ‘Nazar’ de Turquía

Hablando de amuletos encontramos el ojo turco o ‘Nazar’ de Turquía. Hecho en vidrio en forma de gota plana, éste abalorio usualmente se conforma por cuatro círculos: uno pequeño negro, rodeado por uno azul claro, luego uno blanco y, finalmente, uno azul rey; creando así un ojo. Hoy en día es un talismán de moda, pero muchas veces se olvida su razón de ser. Originalmente este artefacto fue creado en Turquía, hace ya tres mil años, para alejar malas energías y envidias, puesto que se creía que estos sentimientos eran transmitidos a través de los ojos. Por lo tanto, se creó el amuleto con la misma forma con el fin de impedir que dichas energías negativas nos afecten. Es usualmente usado en bisutería y joyería, aunque también se ponen en la entrada de la casa y la oficina, e incluso se los ponen a los bebés al nacer.

 

La belleza de la muerte

La belleza de la muerte

La Catrina de México

Un esqueleto con cuerpo de mujer, vestido de llamativos colores, flores y sombreros pomposos. Varios son los atuendos de la Catrina, objeto de culto en México y símbolo de muerte. Un ícono que demuestra la relación del mexicano con el más allá, sin miedo ni temores, a tal punto que tiene representación física y es celebrada todos los años durante ‘El Día de los Muertos’ en noviembre. Un festival que ha trascendido fronteras y se ha vuelto popular, turístico y de moda.

Aunque hoy la Catrina ha escapado el papel y ha enamorado al mundo con su mística e intrigante belleza, ésta fue creada por el grabador José Guadalupe Posada para hacer una crítica social en el año 1973 y era señalada como ‘La Calavera Garbancera’. Su nombre actual fue puesto por el artista Diego Rivera, quien la pintó por primera vez tal como se conoce en un mural llamado ‘Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central’.

 

Con sabor y alegría

Con sabor y alegría

El sombrero ‘vueltiao’ de Colombia

Nuestra tierra también tiene su propio ícono cultural y éste es el sombrero ‘vueltiao’. Su diseño, creado hace más de 300 años, es originario de la Costa Caribe y es realizado artesanalmente por los indígenas Zenú. Es un objeto que dejó los campos para convertirse en representante de la riqueza y el sabor de la cultura colombiana afuera y dentro del país. Sus intricados diseños o pintas son elementos indígenas que demuestran su relación con la naturaleza. En general simbolizan flores, granos de arroz, dientes de burro, entre otros, pero las pintas más usadas son el pilón, el pecho de grillo, la mano de un gato y la flor de la cocorilla. El sombrero ‘vueltiao’ es un objeto tan importante que fue declarado patrimonio cultural en 2004, se usa en varios bailes típicos nacionales y, además, se realizó un ejemplar de 12 metros en Sucre.  

 

Del tiempo de los faraones

Del tiempo de los faraones

La esfinge de Egipto

Varias estatuas e imponentes monumentos se erigen en tierra egipcia, sin embargo, ninguno tiene tanto reconocimiento como la Esfinge de Gizeh. El híbrido de cuerpo de león y cabeza de humano observa el arenoso paisaje de lo alto de sus veinte metros y 73 de largo. Se estima que fue esculpida durante la dinastía IV bajo las órdenes del Faraón Kefrén, aunque aún se delibera sobre su verdadera antigüedad y creador. Arqueólogos, egiptólogos e historiadores siguen teorizando sobre su construcción e historia ya que no se ha encontrado material que lo explique. Erigida para vigilar la entrada al ‘más allá’ y sus templos, la esfinge en realidad no cumple con los requisitos para ser llamada como tal, puesto que según la mitología griega también debería tener alas de pájaro. Esto, acompañado con el hecho que la cabeza es demasiado pequeña para su cuerpo, corrobora una teoría que asegura que antes de tener cara humana, tenía en realidad la de un chacal, representando así a Anubis, Dios de la Muerte. Otra teoría dice que debería haber una segunda estatua similar cerca ya que en la iconografía antigua egipcia escrita en una lápida entre sus patas delanteras se pueden apreciar un par de esfinges.

 

 

Una incógnita del pasado

 

Móai de la Isla de Pascua, Chile

Del pasado aún hay muchos enigmas por resolver, pero uno de los más grandes y misteriosos es el de los monolitos en forma de cabezas alargadas que se encuentran en la Isla de Pascua, Chile. En toda la isla hay más de 1.000 estatuas aún erguidas, otras sin terminar o tumbadas por desastres naturales. Estos bloques de piedra, de los cuales se ve solo la cabeza y el busto de algunos, miden un promedio de 13 metros y pueden pesar hasta 83 toneladas. De su historia no se conoce mucho ya que hay muy pocos registros escritos o verbales sobre el por qué se realizaron ni cómo fueron levantados. De hecho, también hay un gran desconocimiento sobre la cultura Rapa Nui, creadores de dichos monolitos, ya que desaparecieron de repente a finales de los años 1860 y la teoría que determinaba que habían cometido un ‘ecocidio’ (destrucción masiva ambiental) fue refutada recientemente. Mientras tanto, los Móai siguen guardando sus secretos, aunque en unas excavaciones se confirmó que enterrado está el cuerpo y tiene brazos. Así mismo se descubrió que los monumentos fueron cubiertos de tierra con el pasar del tiempo y que tenían pintura.

Categoria: 

Añadir nuevo comentario