Una hermosa migración

Una hermosa migración

Las mariposas Monarca viajan miles de kilómetros entre los meses de agosto y octubre para huir de las temperaturas gélidas del invierno. Un evento espectacular que cautiva el interés de científicos, entomólogos y amantes de la naturaleza, ya que es una proeza para un insecto.

Con unas alas color naranja, negro y blanco que imitan los vitrales más hermosos, la mariposa Monarca recorre hasta cinco mil kilómetros desde el Norte de América y Canadá hasta el centro de México. Un evento que muchos turistas ansían ver, puesto que es el único insecto que recorre tal distancia para una migración y es un evento maravilloso de presenciar.

Estos diminutos animales nacen en el norte del continente americano en plantas de algodoncillo, alimento de las larvas que, tras un proceso de metamorfosis de apenas diez días, se convierten en mariposas. Si la generación nace en primavera, las Monarca viven entre cuatro a cinco semanas. Sin embargo, si nacen a comienzos de otoño pueden vivir hasta siete meses, ya que están preparadas para emprender el recorrido más largo de sus vidas: una migración hacia el sur. Es así que millones de insectos vuelan hasta 120 kilómetros por día para asegurar su supervivencia. 

La razón de su migración es simple: por ser de sangre fría, no soportan temperaturas bajo cero. Por otro lado, una vez en tierras cálidas, entran en una pausa reproductiva mientras esperan con paciencia el momento de regresar a su tierra natal.

Infortunadamente este fenómeno es considerado en vía de extinción por el periplo tan peligroso que deben recorrer los insectos y porque el ser humano está dejando un impacto negativo sobre su hábitat ya que hay cada vez menos plantas de algodoncillo, necesarias para su ciclo de vida, y menor cantidad de árboles que las reciben en el sur. No obstante, hay un esfuerzo visible por conservar esta especie y sus migraciones como, por ejemplo, La reserva de la Biósfera de México’ que cuenta con más de 56 mil hectáreas destinadas a la migración de las Monarcas. De hecho, este santuario es Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO desde 2008.

¿Y Colombia?

Colombia es un país reconocido por su inmensa biodiversidad y, por supuesto, tiene una variedad única de mariposas. Se estima que más de 3.200 especies diferentes viven en tierras colombianas, siendo así el tercer país con mayor diversidad de estos insectos. El número uno es Brasil con 3.500.

El principal y más reconocido lugar para apreciar estos animales en Colombia es en el Jardín Botánico del Quindío, cuyo mariposario es calificado como el mejor diseñado del mundo y cuenta con más de 1.500 insectos de aproximadamente 50 especies diferentes.

 

¿Cuál es la mariposa más grande del mundo?

La mariposa diurna más grande es la ‘Alas de Pájaro Reina Alejandra’, cuyas alas tienen una envergadura de hasta 30 centímetros. Esta especie vive en Papúa Nueva Guinea, Indonesia, y se encuentra en peligro de extinción puesto que su hábitat está siendo talado para ser reemplazado por plantaciones de aceite de palma.

La mariposa nocturna más grande es la mariposa Atlas y compite con la diurna con una envergadura que va entre 25 a 30 centímetros, pero le gana a la primera en cuanto a superficie total de alas, ya que tiene hasta 400 cm2. Esta especie se encuentra en el sudeste de Asia (Indonesia, Malasia y China).

Categoria: 

Añadir nuevo comentario